Guerras digitales y tiranos del oro negro

oil-310841_640Donald Rumsfeld, secretario de Defensa con George W. Bush y uno de los artífices de la segunda guerra de Irak, se hizo célebre por una afinada distinción analítica (parece un trabalenguas pero no lo es) entre lo “conocido conocido”, lo “conocido desconocido” y lo “desconocido desconocido”. Esta última categoría es la que debe mantener despiertos por la noche a los analistas. Piensen ahora en lo digital y en la cantidad de “desconocidos desconocidos” que orbitan en torno a ese mundo.

Se ha convertido en un lugar común decir que el siglo XXI será (en realidad ya es) asiático. Pero es un error: el siglo XXI será (ya es) digital y todos los éxitos y fracasos, victorias y derrotas tendrán lugar en formato digital y ocurrirán en la Red. Así pues, no hay nada que nos impida pensar que los historiadores del futuro podrían llegar a escribir que la tercera guerra mundial empezó con una serie de escaramuzas digitales donde los contendientes se tantearon mutuamente para probar y refinar sus armas cibernéticas, ensayar sus estrategias de combate en la Red y explorar las vulnerabilidades de sus adversarios.

Desde el asalto a las instalaciones subterráneas del programa nuclear iraní por medio de Stuxnet, un gusano informático introducido en un lápiz de memoria que logró desbaratar el funcionamiento de las centrifugadoras de uranio iraníes, hasta el ataque aparentemente orquestado por Corea del Norte contra Sony, pasando por las múltiples agresiones contra servidores de seguridad de empresas e instituciones occidentales originados en China y Rusia o las capturas masivas de datos de los cables de fibra óptica y servidores de las grandes empresas del sector por parte de las agencias de seguridad estatales o grupos de hackers privados, parece evidente que la Red será el próximo campo de batalla y que las guerras del futuro serán antes digitales que físicas.

Así pues, la tercera guerra mundial podría haber empezado, pero igual no nos hemos dado cuenta. Señalarlo podría parecer alarmista, pero en realidad sería solo una forma de prudencia originada en la obviedad, frecuentemente olvidada, de que como tendemos a pensar el futuro con las lentes del pasado nos solemos equivocar, y mucho, en nuestras predicciones.

Mientras el futuro se dibuja en el horizonte, el presente que nos trae 2015 nos obliga a realizar predicciones más ajustadas y cercanas en torno a lo conocido desconocido. Porque sin duda alguna, la mayor incertidumbre de 2015 gira en torno al efecto geopolítico de los bajos precios del petróleo. Las leyes de la petropolítica postulan que unos altos precios del petróleo suelen traer aparejada una mayor asertividad de los tiranos petroleros, tanto hacia adentro, pues disponen de recursos adicionales y legitimidad para consolidar su apoyo social y reprimir a la oposición, como hacia fuera, pues esos mismos recursos permiten ampliar su presencia exterior, comprar influencia y prestigio internacional e incluso rearmarse militarmente.

El petróleo sigue siendo, hoy por hoy, un importantísimo activo geopolítico, tanto desde el punto de vista del poder duro, esto es, de la capacidad de coacción, como del poder blando, esto es, de la capacidad de persuasión. Así que, por exactamente las mismas razones, deberíamos suponer que unos bajos precios del petróleo van a disminuir la capacidad de acción de los tiranos petroleros que en el mundo hay, especialmente aquellos con políticas exteriores más conflictivas o bases de poder más débiles. Con la excepción de Arabia Saudí, artífice de los precios bajos y que no enfrenta riesgos internos o externos significativos, es lógico suponer que Rusia, Irán o Venezuela van a experimentar turbulencias importantes. Turbulencias que también van a afectar a las democracias petroleras, como México o Brasil, que financian su gasto social o cuadran sus cuentas con cargo a los ingresos del petróleo. Por tanto, paradoja total para abrir el año: mientras el prístino y silencioso mundo de lo digital se abre paso, seguimos atrapados por algo tan físico, ruidoso y sucio como el petróleo y las tiranías.

Publicado en la edición impresa del Diario ELPAIS el domingo 4 de enero de 2014

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: