Archive for 27 mayo 2011

Tres olas, muchos desafíos

27 mayo, 2011

Si la primavera árabe se ha caracterizado por el desbordamiento de las ilusiones, el verano árabe se definirá por las incertidumbres. Transcurridos cinco meses del estallido de las revueltas, la ola de cambio se ha partido en tres olas menores. Túnez y Egipto han roto radicalmente con el pasado, pero su futuro dista de estar asegurado: son la ola democrática. Argelia, Marruecos, Jordania y Arabia Saudí han optado por abrir la espita de las reformas para así quitarse la presión popular de encima: son la ola reformista. Libia, Siria, Yemen y Bahréin han optado por la fuerza: son la ola represora.

Gestionar un panorama como el que presentan estas tres olas es sumamente complicado: la comunidad internacional está concentrándose en los casos extremos (de democracia o de violencia) y dejando de lado los casos intermedios (los reformistas). Esto tiene sentido, pues lo prioritario en este momento es conseguir, a un extremo, asegurar que se celebren unas elecciones democráticas limpias y justas en Túnez y Egipto y, al otro, poner fin tanto al conflicto bélico en Libia como a las matanzas en Siria. Por un lado, nada nos interpela más que la extensión de la democracia a Túnez y Egipto: son dos faros que pueden iluminar todo el mundo árabe y poner fin a la anomalía democrática que allí ha venido rigiendo. Por otro, nada nos divide y pone más a prueba nuestra coherencia que la respuesta ante el uso de la violencia: en el recorrido que va del envío por Francia de material antidisturbios a Ben Ali al ofrecimiento de helicópteros de ataque a los rebeldes libios hay un trecho tan largo en lo conceptual como escaso en el tiempo. No obstante, como se desprende de la tibiedad con la que Europa y Estados Unidos tratan a los escasamente ejemplares países del golfo Pérsico, o como se adivina en las dudas sobre si exigir la salida del poder de Bachar el Asad en Siria, ni Washington ni Bruselas las tienen todavía todas consigo a la hora de dar una respuesta unificada y coherente a casos que en el fondo son bastante similares.

(more…)

Anuncios

Afganistán sin Bin Laden

20 mayo, 2011

Parece que la vaca se quedó tan enredada en las alambradas que los soldados no tuvieron más remedio que sacrificarla y despedazarla para poder retirarla. Vemos a los ancianos del pueblo, unos hombres de largas barbas y extrema delgadez, acercarse al puesto a pedir explicaciones. Tras discutir un rato sobre lo ocurrido, piden una compensación de 400 dólares (280 euros). El sargento se niega, dice que les puede dar algo de comida, pero no dinero. Todo ello ocurre en el puesto avanzado Restrepo, situado en el valle de Korengal, provincia de Kunar, Afganistán, en una zona remota y aislada, de una pobreza extrema, sin agua corriente ni electricidad, donde no parece que nada haya cambiado mucho en los últimos 200 años. En el pueblo solo hay ancianos, mujeres, niños y algunos adolescentes: es casi seguro que los varones adultos están del lado talibán, y no muy lejos. A un kilómetro del pueblo, sobre un risco, el segundo pelotón de la Compañía C del 503 Regimiento de Infantería del Ejército estadounidense ocupa un pequeño fortín construido a base de planchas de acero y sacos terreros donde no caben más de 15 soldados. Los soldados estadounidenses están en desventaja, pues la población local desconfía de ellos y, además, son hostigados todos los días por el fuego de un enemigo al que nunca alcanzan a ver. Su primera incursión en el pueblo vecino termina con cinco niños heridos y algunas viviendas de adobe destruidas. El capitán se disculpa por medio de un intérprete, pero en esta y en cada ocasión que tiene de hablar con los lugareños insiste machaconamente: estamos aquí para ayudaros, vamos a traer una carretera y empleos para que podáis prosperar, pero a cambio nos tenéis que ayudar con los talibanes. No sabemos lo que piensan los lugareños, pero podemos imaginarlo: “¿Una carretera?, ¿para que vengan más como vosotros?”.

(more…)

Cinco razones por las que Europa se resquebraja

18 mayo, 2011

EL PAIS DOMINGO – 15-05-2011

Dinamarca reintroduce los controles fronterizos con la excusa de una criminalidad inexistente. Con ello, el país que fue un modelo de democracia, tolerancia y justicia social se sitúa en la avanzadilla de la rendición europea ante el miedo y la xenofobia. Grecia lleva más de un año al borde del precipicio sin que parezca que haya muchos Gobiernos que lamentaran su eventual salida de la zona euro; algunos incluso azuzan secretamente a los mercados contra Atenas. Finlandia se resiste hasta el último minuto, a la zaga de Eslovaquia, a financiar el rescate de Portugal. Francia e Italia aprovechan la crisis tunecina para, en periodo electoral, limitar la libertad de circulación dentro de la Unión Europea. Y qué decir de Alemania, que no contenta con gestionar la crisis del euro a golpe de elecciones regionales, rompe filas con Francia y Reino Unido en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, se desentiende de la crisis libia y revienta diez años de política de seguridad europea.

(more…)

El abismo xenófobo

14 mayo, 2011

Han bastado poco más de 20.000 tunecinos para poner en cuestión uno de los mayores logros de la integración europea: la supresión de los controles fronterizos entre los Estados miembros establecida por el acuerdo de Schengen de 1985. Un dato ilustra a la perfección hasta qué punto Europa se dirige al abismo de la xenofobia: la supresión de controles internos entre los Estados miembros de la Unión Europea se puso en marcha en 1995 cuando, como consecuencia de la guerra de Yugoslavia, Europa tenía que hacer frente a una inmensa ola de más de 600.000 refugiados. Solo Alemania se hizo cargo de 345.000 personas, en un esfuerzo poco conocido y mucho menos reconocido, pero otros países también estuvieron a la altura: Austria acogió a 80.000, Suecia 57.000, Suiza 25.000, Países Bajos 24.000 y Dinamarca 20.000.

(more…)

Anestesia moral

6 mayo, 2011

Da la impresión de que entre los 10 años, millones de dólares, cientos de miles de horas y miles de personas empleadas en localizar a Bin Laden, nadie dedicó un minuto a pensar qué se haría después de su muerte, ni con su cadáver, ni con sus fotos. Tampoco parece que se dedicara mucho tiempo a afinar la estrategia de comunicación para que el relato de su desaparición reforzara la imagen de Estados Unidos en el mundo, y no la debilitara, como está camino de ocurrir. Que la revista New Yorker haya rescatado la historia de la ejecución del Che Guevara a manos de la CIA después de haber sido apresado vivo lo dice todo sobre cómo la destrucción de un mito puede contribuir a reforzarlo. Así que, la noticia de la década va camino de convertirse en un desastre de relaciones públicas de proporciones incalculables. Para ello, han debido aliarse la ausencia de plan previo alguno y las confusas, contradictorias y cambiantes explicaciones dadas a posteriori sobre todo lo acontecido. Conociendo Estados Unidos, y recordando lo que ocurrió con la ejecución de Sadam Husein, hay que temer que acabaremos viendo las fotos borrosas de su muerte o el vídeo de mala calidad de su singular entierro marino, ceremonia islámica incluida, obtenidas vía el teléfono móvil de algún participante en la operación.

(more…)