Archive for 31 mayo 2010

Rusia se mueve

31 mayo, 2010

Solo Bush ha dividido tanto a la Unión Europea como lo ha hecho Rusia. En un estudio, Mark Leonard y Nicu Popescu clasificaron a los 27 Estados miembros en hasta cinco grupos (desde los “partidarios de una nueva guerra fría” a los “caballos de Troya”) en función de sus preferencias a la hora de tratar con Moscú (Política Exterior, núm. 121 de 2008). A un extremo, unos querían aislar a Rusia, convencidos de que seguía siendo una amenaza; otros, sin embargo, eran partidarios de ignorar los excesos rusos (tanto dentro como fuera de sus fronteras), dejar las cosas correr y centrarse en hacer buenos negocios. Estas divisiones internas han permitido a Rusia manejar a los europeos a su antojo, premiando a unos, ignorando a otros, incluso coaccionando descaradamente a algunos sin que los demás acudieran en su ayuda. Nada simbolizó mejor esta retirada europea que la contratación del ex canciller alemán, Gerhard Schröder, para presidir el consorcio Nordstream que tendería en el Báltico un gasoducto entre Alemania y Rusia con el que sortear a la siempre problemática Ucrania. (more…)

Hardware y software

24 mayo, 2010

Los países son como los ordenadores: necesitan tanto unas buenas infraestructuras (el hardware) como personas capacitadas para obtener el máximo rendimiento de ellas (el software). Como cualquier usuario de informática sabe, de nada sirve comprar el último ordenador disponible en el mercado si uno no reserva el suficiente dinero para adquirir los programas informáticos que lo harán funcionar. Pues igual que un ordenador sin programas no es más que una caja tonta, cabe preguntarse si un país que tenga el mayor número de kilómetros de vías de alta velocidad de Europa y, a la vez, más de cuatro millones y medio de parados y un gasto ridículo en innovación y desarrollo, es también una caja tonta.

(more…)

“Hacer un Obama”

17 mayo, 2010

El Capitán Charles Boycott era un mal tipo. Administraba las tierras que el Earl de Erne poseía en el condado de Mayo en Irlanda, allá por 1880. Cuando, tras una cosecha muy escasa, sus arrendatarios reclamaron una reducción de la renta, no sólo se negó a acceder a la petición, sino que los expulsó de las tierras. La reacción de la comunidad fue ejemplar: nadie acudió a cultivar sus tierras, ni a cuidar sus establos, y ni siquiera le volvieron a dirigir la palabra. Se dice que ni el cartero le llevaba el correo a casa. Tan efectiva fue la reacción (pues Boycott acabó emigrando a Inglaterra) que pronto su apellido se convirtió en un verbo sinónimo de ostracismo. Desde luego, hay maneras y maneras de pasar a la historia.

Un siglo más tarde, en el lenguaje de las relaciones internacionales se está poniendo de moda el giro “hacer un Obama” (to do an Obama). Como recordarán, el presidente Obama suspendió la cumbre con la Unión Europea como protesta por la ausencia de contenido. Muchos interpretaron el desaire como una muestra de la falta de sensibilidad con Europa de este presidente afro-hawaiano. Algunos incluso se alegraron, esperando que el pescozón que propinó Obama a una dormida Unión Europea sirviera para que ésta despertara definitivamente del letargo y se pusiera las pilas multipolares. Cierto que sorprendió el gesto, pero aún más el coraje de que alguien se atreviera a decir lo que todo el mundo piensa de las cumbres con la Unión Europea: que son enormemente aburridas y que la mayoría de las veces no sirven para nada.  (more…)

Europa sin europeos

10 mayo, 2010

De todos los problemas que enfrenta Europa, y que tan magistralmente ha resumido el Grupo de Reflexión sobre el futuro de Europa que preside Felipe González en el informe presentado este pasado sábado, merece la pena detenerse en uno que quizá sea el más complejo de resolver: las proyecciones demográficas, sumadas a las políticas, dibujan ante nosotros una Europa sin europeos. Pensar en cómo hacer una Europa sin europeos no es fácil. Porque no se trata sólo de las proyecciones demográficas, aunque éstas sean elocuentes de por sí. En los últimos 50 años, la población europea se ha reducido a la mitad en términos relativos: si en 1960, uno de cada cinco habitantes del planeta era europeo, hoy sólo lo es uno de cada de 10. La Unión Europea a Veintisiete sólo representa hoy el 7,5% de la población del mundo, cuando en 1960 era el 14%. Y en los próximos 40 años su peso relativo se reducirá aún más, hasta llegar al 5% de la población mundial en 2050. A menudo discutimos sobre si Turquía, con un 3% de su territorio en Europa, es o no europea. Pero la discusión está ya zanjada, aunque en sentido inverso, pues dentro de tres o cuatro décadas, los mapas del mundo dibujarán a Europa como lo que siempre ha sido: una pequeña península de Asia.

(more…)

Los agujeros del queso

3 mayo, 2010

Hay dos teorías sobre las armas nucleares. Para unos se trata de un arma más, aunque con un poder de destrucción más grande. Dicen, crudamente, que no hay nada que haga un arma nuclear que no pueda hacer un martillo; es sólo una cuestión de escala. Y razón no les falta: las bombas incendiarias arrojadas sobre Tokio por Estados Unidos el 10 de marzo de 1945 mataron a 100.000 personas en una sola noche, mucho más que cada una de las bombas arrojadas sobre Hiroshima y Nagasaki. Y sin necesidad de recurrir a medios tecnológicos tan sofisticados, recuérdese que unos simples machetes de fabricación china, valorados en unos pocos dólares, causaron en 1994 la muerte de más de 800.000 tutsis y hutus moderados ruandeses en 100 días. Por eso, los defensores de las armas nucleares sostienen que el escaso número de muertos producido por estas, en comparación con las armas convencionales, es la mejor evidencia en contra de su prohibición. Dicho de otra manera, el efecto disuasorio de las armas nucleares es tan poderoso que a ellas les deberíamos décadas de paz. Puestos a abolir algo, replican, quitémonos de en medio el fusil de asalto Kaláshnikov, responsable de infinitas más muertes. (more…)